Saltar al contenido

Halitosis (“mal aliento”)

Alrededor de un 30% de la población mundial padece este problema, que afecta por igual a hombres y mujeres de cualquier edad o clase socioeconómica.
Constituye uno de los principales motivos de consulta al dentista. A menudo los pacientes no se atreven a consultar sobre el tema debido a que se considera algo vergonzoso, y por temor a ser juzgados (aún se asocia el mal aliento a la mala higiene).
La halitosis suele afectar psicológicamente a la persona que la padece hasta el punto de provocar alteraciones de comportamiento y evitar las relaciones sociales.
El aliento humano presenta generalmente más de 200 compuestos de distinta naturaleza y estos compuestos pueden variar en función del estado de salud general, la condición física, determinadas patologías o enfermedades, la ingesta de algunos alimentos o medicamentos, factores ambientales, estilo de vida, etc.
La detección del origen de algunos de estos compuestos pueden ser importantes en el diagnóstico precoz de ciertas enfermedades.
El 60% de los casos tienen origen en algún problema de la boca. Cerca del 17% de los casos se originan fuera de la boca (causas relacionadas con el aparato respiratorio o el sistema digestivo), y el restante 23% de los pacientes padecen lo que conocemos como halitosis no verdaderas. Son aquellos casos en los que, por disminución de la secreción de saliva, por determinados problemas digestivos, estrés o ansiedad, se producen sensaciones gustativas que son percibidas por el paciente como sensaciones olfativas, de tal modo que cree padecer una halitosis cuando en realidad no es así.
Algunos avances tecnológicos nos ayudan a diagnosticar la presencia de halitosis, como las pruebas organolépticas olfativas, los monitores de compuestos sulforados o los cromatógrafos de gases.
El tratamiento dependerá en cada caso de la causa que lo origine.

Abrir chat
1
Hola, bienvenido a Clínica Dental Padrós
¿En qué podemos ayudarte?